21/7/17

EMBAJADA + NICETOMEETYOU2017

5:58 0 Comments


Tras unas horas de espera en el aeropuerto y un vuelo que se hizo mucho más ameno con la compañía de Anxo y Aarón, llegamos a Madrid, donde nos esperaban Elena, Marigel y un bus que nos llevaría al Hotel Rafael en Alcobendas; allí, por fin saciamos la curiosidad de saber quiénes serían nuestras compañeras de habitación, que en mi caso fueron Clau y Marta. Después de cenar, la noche se basó en charlas, cambios de habitación y experimentos fallidos con el café y el té.



Sin dormir mucho, estábamos a las 6:30 en el hall del hotel con nuestras bolsas del desayuno, preparados para ir a la embajada a conseguir nuestro visado. El cine hizo sus efectos y nuestras expectativas de tener una entrevista formalísima en un despacho se quedaron en nada cuando vimos que teníamos que coger un número y esperar nuestro turno para acercarnos a una cristalera, sin más emoción. A algunos en inglés y otros en español, la entrevista se basó en preguntarnos a dónde íbamos y si nos habíamos leído un papelito que nos habían dado, nada de si íbamos a matar al presidente.



Tras un poco de tiempo libre en un centro comercial, un autobús nos llevó hasta el Palacio de los Duques de Pastrana, donde nos encontramos con el resto de becados no solo de Galicia, sino de toda España. Después del caos inicial, a cada uno nos dieron una foto de otro becado y lo tuvimos que localizar, a la vez que otro tenia la nuestra y nos la intentaba dar; con ellas, montamos un collage que formó el logo de la Fundación Amancio Ortega.



Después de sacarnos una foto grupal, fuimos todos a un pabellón totalmente decorado para la ocasión: impresionante. Allí, con un mapamundi enorme en el suelo, tuvimos que crear, entre todos, un efecto dominó que empezaba en España y terminaba en Norteamérica. Después de bastante música y algún que otro baile, volvimos al exterior para comer, como no, una comida muy americana: hoy dogs, hamburguesas y demás punk food.



La tarde terminó en el auditorio, donde nos esperaban los que fueron los presentadores durante todo el día: Esther Collado y Jota Abril (sí, el de Mariló Montero, y con el que me tuve que sacar una foto porque soy muy fan). Allí pudimos escuchar hablar sobre sus estudios en el extranjero a Raquel Vázquez Llorente y César Velasco, dos chicos que con menos de 30 años han triunfado en sus trabajos, unos fenómenos. Tras esto, pudimos escuchar hablar a Óscar Ortega, director de la FAO, al Embajador de Canadá y al Agregado Cultural de la Embajada de EEUU. Pero antes de marcharnos, no podía faltar una pedazo sorpresa: de cada uno de los lados del auditorio salió una banda enorme con varias majorettes al más puro estilo americano. El evento podríamos decir que, en general, fue una americanada increíble que superó, con creces, todas nuestras expectativas.



Con este buen sabor de boca y, por mi parte, la noticia de que mi salida se adelantaba para el 25 de julio, nos fuimos al aeropuerto para coger el avión de vuelta a casa.

Solo me queda agradecerle a la Fundación Amancio Ortega todo lo que se esforzó para hacer de ese día algo inolvidable y todo lo que se esfuerza para que nuestro año allí sea perfecto. Sin palabras.

Ahora sí, próxima parada: ¡Nueva York! 🗽


1/7/17

(-25) PIES EN GALICIA, CABEZA EN COLORADO

3:26 0 Comments

Parece que fue ayer cuando entraba en el hotel con los nervios a flor de piel, cuando temblaba por si fallaba el Skype en aquella tarde de enero o cuando abría las listas y me echaba a llorar al leer mi nombre.

Y ya han pasado meses, casi medio año. Y menudo medio año. La aventura no ha comenzado todavía, pero todas las experiencias, la increíble gente que he conocido y la cantidad de emociones que tengo, y tenemos todos, ahora mismo en el cuerpo, solo hacen que esté impaciente por subir a ese avión y empezar el año de mi vida.
No sé desde donde escribiré mi próxima entrada, cuántos días faltarán o cuántos día habrán pasado ya. Solo sé que quiero exprimir estos días al máximo y que a la vez quiero que se pasen volando. Y, la verdad, qué sensación tan rara, tan inexplicable, pero oyes, qué bonita.
En un mes estaré cogiendo un avión hacia Nueva York, en medio año estaré celebrando la Navidad en Colorado y en 365 días la aventura habrá terminado. Si esto me lo cuenta alguien hace dos años no me lo creo. El tiempo vuela.Y cómo vuela. 
Carpe diem, siempre.
SEE YOU SOON!

14/5/17

DESTINO: ¡Grand Junction, CO!

14:19 0 Comments



Sabía que los viernes eran los días de dar familia, había estado hablando de ello durante el recreo con mi mejor amiga, pero para nada me imaginaba que me la iban a dar a mí esa semana.

Ya eran alrededor de las siete de la tarde y ya descartaba cualquier posibilidad; de hecho, no habían dado ninguna familia en toda la tarde. Estaba justo abriendo la puerta de casa cuando se me ocurrió abrir el correo electrónico y ahí estaba: "COMUNICACIÓN DE FAMILIA ANFITRIONA". 

En ese primer correo solo me comunicaron que mi familia anfitriona estaba compuesta por un matrimonio, Kevin y Tisha y, ni más ni menos que ¡cuatro hermanas!: Hannah, Hailey, Paige y Kynlee. Os podéis imaginar mi ilusión al leer eso, pero a eso le tenía que sumar la intriga de no saber todavía el destino, porque ni tan siquiera mencionaban el estado en ese correo.

Después de llamar a mi madre, volví a abrir mi bandeja de entrada y me encontré con otro correo, esta vez mucho más largo e interesante. Este sí que sí: Grand Junction, Colorado, una pequeña ciudad de alrededor de 60.000 habitantes. Aquí ya me encontré con todo perfectamente detallado: la que será mi casa, el Caprock Academy High School, mi instituto, y un montón de información que no hizo más que hacer de aquel uno de los momentos en los que más ilusión he tenido. No había nada que no me gustase, todo me parecía increíble.



A día de hoy, la ilusión solo ha aumentado; he hablado con la familia, con amigos, con gente que ha estado allí y, sinceramente, no podría estar más contenta con la suerte que he tenido: la familia es increíblemente amable conmigo y las personas solo me han hablado maravillas del instituto y de la ciudad, o sea que cada vez estoy más segura de que mi experiencia allí va a ser preciosa.


Va a ser increíble.

2ª QUEDADA GEGSQUAD

14:19 0 Comments




22 DE ABRIL
SANTIAGO DE COMPOSTELA




¡Hola a todos! Con bastante retraso, esta vez os traigo una pequeña entrada sobre la segunda quedada del GEGSQUAD.

Otra vez en Santiago, los becados gallegos nos volvimos a juntar. Muchos no pudieron venir, pero aún así fuimos alrededor de 30 los que llenamos el 100 Montaditos después de reunirnos todos en Obradoiro. Treinta personas pidiendo sin parar hizo que tardásemos bastante tiempo en comer, pero entre el juego de la pinza (de nuevo), la indecisión de qué montadito pedir y las muchas conversaciones, se pasó muy rápido.

Después de tomar un helado, fuimos a la Alameda, donde colapsamos las escaleras y pasamos unas cuantas horas charlando, escapando de Roi, que intentaba sacarnos fotos bullying, y esperando por la gente que no había podido venir a la comida.

El resto de la tarde se resumió en juegos varios, conversaciones, bromas y las imprescindibles fotos de cada quedada.

Otra vez, como ya es tradición, la despedida no fue más que un hasta luego, esta vez más seguros que nunca de que nos volveríamos a ver.




15/3/17

JORNADAS DE ORIENTACIÓN

13:44 0 Comments

10, 11,12 MAR - ¡JORNADAS DE ORIENTACIÓN!
NH Collection Santiago



Y por fin llegó el día. Con la maleta más que revisada, a las dos y media ya estaba en Plaza de España buscando como una loca la parada del bus correcta. Tras un buen rato, me encontré con otro grupito de becados que estaban en mi misma situación. Después de reencuentros con algunos y presentaciones varias, vimos un bus con un letrero que ponía INDITEX. Yo creo que aquí nos creímos todos muy importantes.

Ya en el bus, después de que el conductor no supiese a cuantos niños tenía que coger en esa parada y fuese un momento un tanto caótico, arrancamos hacia Santiago, no sin antes parar para recoger a todos los de Pontevedra.

Provincia de Pontevedra

Una vez en el NH Collection de Santiago, donde pasaríamos el fin de semana, hicimos el check-in, entregamos los móviles, nos dieron nuestra acreditación y, con Uxía, de A Guarda, mi roommate, nos instalamos en la habitación, encontrándonos con que había una tercera cama cuya dueña aún tardamos en descubrir. Una vez abajo, seguí conociendo un montón de gente y reencontrándome con otra tanta. Después de unos cuantos cuartos de hora, de que el fotógrafo me colocase trescientas veces porque no conseguía que se me viese, y algún que otro photocall caído, nos hicimos las fotos para la prensa.

Y ahora empezó el plato fuerte. El resto de la tarde, tuvimos dos reuniones sobre nuestro año allí y conocimos a todas las monitoras. Todo esto fue en la sala donde habíamos hecho el examen en noviembre, y partiendo de que la mayoría nunca imaginamos que volveríamos a estar allí, fue algo muy bonito.

Después de cenar, de que José María me enseñase a abrir las botellas, de hincharme a trozos de pizza y de descubrir que nuestra terceddra roommate era Martina, de A Coruña, nos juntamos por grupos según nuestro color. El mío era el light blue (el mejor sin duda alguna). Nuestras monitoras fueron María, coordinadora de la agencia en Canadá, y Elena, quien nos había hecho la entrevista a la mayoría y, por tanto, nos había escogido (yo creo que todos adoramos a Elena). Después de jugar a varios juegos, de que Guille alguno no supiese que no le gustaba la pimienta y Juan otros no supiesen el color de piel de Kylie Jenner, nos fuimos a la cama (no sin antes ver "Tu cara me suena" un buen rato).


El sábado fue sin duda el mejor día, increíble. Lo pasamos en nuestro grupo jugando a un montón de juegos , viendo vídeos y compartiendo pensamientos que, sin darnos cuenta, eran parte de la preparación para el viaje. Por la noche, nos pusimos monísm@s para la cena de gala que, aunque no era de gala, nosotros la hicimos de gala. Porque sí.

Luego, estuvimos esperando hora y pico a que estuviese preparado el juego, que se basó en pasarle la pinza a JM, que JM me la pasase a mí y de, al final, pasársela a Ana María, que ya iba, con nada menos, que con tres pinzas (era un cebo fácil). Después de toda la intriga, y de que los azules claros que no éramos parte del ALBATROS nos escondiésemos de las monitoras, tuvimos el ansiado y considerablemente curioso ALBATROS. Mejor no explicar lo que era.

Después de firmarles a todos los del equipo, nos fuimos a las habitaciones. Todos nos acostamos. Creo que nadie se fue a dormir en este momento. Uxía y yo bajamos a una habitación del piso de abajo y pasamos unas cuantas horas charlando con otros muchos y escondiéndonos cada vez que petaban a la puerta. Pero mereció la pena.

El domingo estábamos todos bastante agotados y la mañana se pasó muy rápido. Después de hacer un mannequin chalenge, nos separamos por países y nos fuimos a las últimas reuniones de las jornadas.

Tras bajar las maletas, nos despedimos todos de todos.
Sabíamos que a los de Canadá ya no los íbamos a volver a ver (lo cual no puede ser, porque tenemos que hacer quedada jeje), por lo que hubo alguna lagrimilla.
Los de USA, ya pensábamos en Madrid.

¡PRÓXIMO DESTINO: Embajada!